top of page

Donación de órganos y prueba de ADN


Donación de órganos y prueba de ADN

La donación de órganos es el proceso por el cual una persona da parte de su cuerpo a otra que necesita un trasplante, porque esa parte está causando un problema.

Las enfermedades crónicas son una de las razones más comunes para el trasplante de órganos, siendo el riñón el órgano más buscado y difícil de conseguir. Es posible donar un órgano o tejidos mientras se está vivo o después de la muerte.


Se presume que cada individuo es donante después de su muerte a menos que haya expresado su negativa en vida. Es igualmente posible realizar este acto de generosidad para beneficiar a un familiar cercano; es decir, una persona con un vínculo emocional "estrecho y estable" desde al menos dos años con el donante.


¿Se debe hacer una prueba de ADN antes de la donación de un órgano?


El donante de órganos puede ser un miembro de la familia o incluso un extraño y no hay ninguna restricción entre la edad o el sexo, pero lo más importante a tener en cuenta es que el donante debe tener compatibilidad biológica con el receptor previsto.


La compatibilidad se prueba antes de la donación para evaluar el posible rechazo del órgano donado por el receptor. Cuanto mayor es la compatibilidad, menores son las posibilidades de rechazo.


Los miembros de la familia tienen las mayores posibilidades de ser donantes de órganos compatibles debido a sus genes similares. Se pueden realizar pruebas de ADN con los familiares del paciente para confirmar si están biológicamente relacionados o no y para obtener información sobre el nivel de compatibilidad. Sin embargo, aún deben realizarse pruebas de compatibilidad para medir la similitud, ya que, incluso si están relacionados, el gen humano es impredecible durante estas operaciones.


Por lo tanto, se recurre a varios análisis de sangre para evaluar la compatibilidad:

  • El grupo sanguíneo evaluará la compatibilidad sanguínea entre el donante y el paciente.

  • El tipado tisular o el tipado HLA (antígeno leucocitario humano) evalúa si los antígenos entre el donante y el paciente son similares, ya que los anticuerpos correspondientes reducen las posibilidades de rechazo.

  • El emparejamiento cruzado es donde se mezcla una muestra de sangre del donante y del paciente y se analiza para ver si las células del paciente atacan las células del donante.


Sin embargo, en casos excepcionales de gemelos idénticos, la compatibilidad puede ser perfecta, ya que comparten el 100% de su ADN. Esto significaría menos posibilidades de rechazo de órganos y menos complicaciones. Una prueba de gemelos puede utilizarse para determinar si los gemelos son idénticos o no.


¿Se modifica el ADN después de un trasplante de órganos?


El ADN pertenece a la persona que lo lleva, lo transporta y lo transmite al igual que sus órganos y sus células. La modificación del ADN del receptor no es posible y en la gran mayoría de los casos, el trasplante se realiza después de una comprobación de la compatibilidad entre el donante y el receptor.


Todas las células del cuerpo siguen reproduciendo el código genético y el ADN del receptor después de un trasplante de órganos sin ninguna modificación por parte del nuevo órgano.

Sin embargo, se han reportado numerosos casos de transferencia sintomática de alergias entre un donante y un receptor después de un trasplante de órganos. La aparición de una alergia después de un trasplante ya ha sido descrita, en adultos y niños, después de un trasplante de médula ósea, de hígado, de riñón, de corazón, de pulmón, de intestino.


Además, es posible que algunas personas que padecen insuficiencia sean en realidad alérgicas antes del trasplante, pero que su sistema inmunitario debilitado no pueda reaccionar contra los alérgenos. En este caso, el trasplante de órganos vendría a desenmascarar una alergia latente.


Hay raros casos en los que el ADN del receptor presente en su sangre ha sido completamente reemplazado por el ADN del donante. Y esto ha podido ser detectado en varias partes de su cuerpo como las mejillas, la lengua, los labios y el semen.


Esto es lo que se llama un caso de quimerismo: ser portador de 2 ADN.

Si el ADN del donante ha reemplazado al del receptor en su semen, es importante preguntarse sobre el ADN de la descendencia.



¿Se puede hacer una prueba de ADN después de un trasplante de órganos?


En la mayoría de los casos, es posible encontrar durante una fase de transición, después de una transfusión de sangre, un trasplante de órganos o de médula ósea, el perfil genético de ambos individuos si se realiza una prueba de ADN. Esta fase de transición es más o menos larga dependiendo de la importancia de la operación durante la cual el receptor tendrá en su cuerpo la presencia de dos ADN.


Por lo tanto, se desaconseja hacer una prueba de ADN utilizando una muestra de sangre después de una transfusión de sangre, un trasplante de médula ósea, un trasplante de órganos o un tratamiento con células madre.

Algunas pruebas de ADN como la prueba prenatal de paternidad o la prueba para conocer el sexo del bebé son simplemente imposibles y el laboratorio rechaza el análisis de muestras de personas transfundidas.


Sin embargo, el análisis genético de su ADN puede ser útil después de una transfusión si desea verificar que usted no es también portador del ADN de otra persona. En este caso, recomendamos realizar varias pruebas de ADN utilizando diferentes muestras de su cuerpo.


Así es posible comparar sus huellas genéticas provenientes de su saliva, con la de su sangre, de una uña o de un pelo. El objetivo es buscar si existen diferencias en los resultados de sus análisis. Dado que cada prueba de ADN para conocer su perfil genético compara los mismos locus de sus genes, es importante que cada informe sea perfectamente idéntico con todas las muestras.





Comments


bottom of page