top of page

Prueba de drogas capilar

Actualizado: 30 jun


Una prueba de drogas es un análisis científico que puede ser utilizado para detectar la presencia de drogas en el cuerpo de una persona. Requiere una pequeña cantidad de pelo de la persona a ser enviado al laboratorio para obtener resultados en unos días. La prueba de detección de drogas en el cabello es un análisis cuantitativo. Esto significa que puede determinar la cantidad de droga consumida durante los 3 meses previos a la prueba.


Prueba de drogas capilar


¿Cómo hacer una prueba de drogas?


Las pruebas de drogas en el cabello se están volviendo cada vez más populares como una forma de medir el uso de drogas de una persona.


A diferencia de los análisis de orina o sangre, que sólo pueden detectar un uso reciente de drogas, las pruebas de cabello pueden detectar un uso que se remonta a varios meses. Por lo tanto, son una forma ideal de verificar el uso a largo plazo de drogas e identificar patrones de consumo de drogas. El método más común para detectar la presencia de drogas en el cabello consiste en tomar una pequeña muestra de cabello y enviarla a un laboratorio para su análisis. El laboratorio entonces busca la cantidad de droga en el cabello.


Cuidado, las pruebas de drogas en el cabello suelen ser más costosas que otros tipos de pruebas, pero también son más precisas.


De hecho, las drogas y sus metabolitos se almacenan en los folículos pilosos y, a medida que el cabello crece, estos rastros son empujados hacia la superficie del tallo del cabello. Por lo tanto, una prueba de cabello puede dar una imagen precisa del consumo de drogas de una persona durante un período de varias semanas, o incluso meses.


Además, las pruebas de cabello son menos propensas a ser afectadas por factores como el sudor o el champú, lo que las hace más confiables que otros tipos de pruebas de drogas.

Para realizar una prueba de drogas en el cabello, se toma una pequeña muestra de cabello (3 cm de longitud) de la cabeza de la persona o de su cuerpo (pelos: 1 cm). El pelo es luego enviado a un laboratorio, donde es analizado para detectar la presencia de sustancias y la cantidad.


La prueba de cabello no podrá decirte cuándo se realizó el consumo de drogas ni la frecuencia, sino sólo la cantidad detectada en la muestra tomada. Ten cuidado, dependiendo de la rapidez del crecimiento del cabello, es posible que en algunos individuos el análisis detecte sustancias que fueron ingeridas antes de los 3 meses, pero aparecen en el cabello en los 3 meses antes de las muestras.



Las ventajas de la prueba de cabello:


La prueba de cabello es una forma confiable y anónima de detectar el uso de drogas. La prueba se realiza en un laboratorio certificado ISO 17025, y los resultados son totalmente infalsificables.


La prueba puede detectar cualquier consumo de drogas en los últimos 90 días, y su fiabilidad es superior al 99,9 %. La prueba de cabello es también una forma conveniente de detectar varias drogas a la vez. Hasta cuatro familias de drogas pueden ser detectadas simultáneamente, lo que la convierte en una forma rápida y fácil de obtener resultados precisos.



¿Qué drogas se pueden detectar?


¿Qué drogas se pueden detectar?


Esta prueba detecta las drogas más comunes: los cannabinoides, las cocaínas, los opiáceos y las anfetaminas. Para cada categoría, la prueba mide la cantidad exacta de sustancia encontrada en el cabello. Esto permite dar una imagen más precisa del consumo de drogas a lo largo del tiempo.


Los cannabinoides detectados incluyen todos los productos derivados del cannabis, como la hierba y el hachís. Las cocaínas detectadas incluyen todos los derivados de la cocaína como el crack. Los opiáceos detectados incluyen todos los productos derivados del opio, como la heroína, la codeína y la morfina. Las anfetaminas detectadas incluyen todos los productos derivados de las anfetaminas, tales como el speed, el éxtasis y la metanfetamina.



Detección de la nicotina:


Si bien la mayoría de las pruebas de drogas se centran en la detección de sustancias ilegales, también es posible probar la ingesta de nicotina o alcohol.


La nicotina es una sustancia que crea una fuerte dependencia y que se encuentra en los productos de tabaco: cigarrillos, puros y tabaco de mascar. Aunque es posible volverse dependiente de la nicotina por otros medios, como los parches o las gomas de mascar, fumar es de lejos el método más común. Al realizar pruebas de detección de nicotina, podrá darse cuenta muy fácilmente si sus hijos fuman aunque no muestren ningún síntoma de adicción.


¿Por qué hacer una prueba en el cabello?


El cabello es a menudo considerado como un buen indicador del consumo de drogas, ya que puede revelar los metabolitos de las drogas que se han depositado en el cuero cabelludo a lo largo del tiempo. Los metabolitos de las drogas son sustancias químicas producidas cuando el cuerpo descompone las drogas. Pueden ser detectados en el cabello hasta 90 días después del consumo de drogas, lo que hace de la prueba de cabello un método eficaz para detectar un consumo prolongado de drogas.


Además, las pruebas de cabello son menos invasivas que otros tipos de pruebas de detección de drogas, como las pruebas urinarias o sanguíneas. Esto las convierte en una opción interesante para los empleadores y otras personas que deseen detectar el consumo de drogas sin invadir la privacidad de las personas examinadas.


¿Qué cantidad de pelo se necesita y en qué condiciones?


Para determinar la cantidad de cabello necesaria para la prueba, se requieren de 70 a 100 cabellos. El color del cabello no interfiere con la calidad de la prueba. Esta prueba se puede realizar en todos los tipos de cabello, incluyendo el cabello teñido, decolorado o permanente. El análisis se puede realizar con cabello de más de 3cm para una detección que remonta hasta 90 días. 30 días por centímetro de cabello. Si el cabello mide menos de 3 cm, la detección será más baja.


Los primeros rastros pueden aparecer después de aproximadamente 4 a 6 días después de la ingesta de una sustancia. Sin embargo, no hay dos personas que reaccionen de la misma manera, y cada metabolismo es diferente en cuanto a la detección. Por lo tanto, es preferible considerar que se necesita un mínimo de 10 días antes de que una droga pueda ser detectada en las muestras.


¿Cómo hacer una prueba de drogas legal con un médico?


Si tienes que hacer una prueba legal de drogas, debes tener en cuenta algunas cosas. En primer lugar, es importante siempre seguir las instrucciones con respecto a las muestras. Para una prueba legal, la identidad de la persona debe ser verificada por un recolector de muestras como un médico. En segundo lugar, asegúrate de proporcionar una lista de todos los medicamentos que estás tomando actualmente, así como de las vitaminas o suplementos. Siguiendo estas sencillas directrices, puedes asegurarte de que tu prueba legal de detección de drogas se llevará a cabo sin problemas y reflejará fielmente tu estado de salud actual.


¿Cuándo hacer la prueba y con qué frecuencia?


La detección de drogas es un paso necesario, pero a veces controvertido para asegurar la seguridad de los jóvenes. Cuando se realiza correctamente, puede ayudar a identificar comportamientos de riesgo y a proporcionar a los niños la ayuda que necesitan para mantenerse en el camino correcto. Sin embargo, la detección de drogas también puede ser intrusiva e invasiva, lo que plantea problemas de privacidad. La clave es encontrar el equilibrio correcto, y eso implica entender cuándo es apropiado el examen de drogas.


Normalmente, la detección debe realizarse en las horas posteriores a las ocasiones típicas de consumo de drogas, como fiestas o festivales. Esto permite asegurarse de que cualquier comportamiento de riesgo es identificado y puede ser tratado antes de que se convierta en un problema. Por supuesto, siempre habrá excepciones a esta regla, pero en general, una detección rápida es la mejor manera de asegurar la seguridad de los niños sin violar su privacidad.


Para que un programa de detección sea eficaz, la frecuencia de las pruebas debe ser lo suficientemente alta para mantener un fuerte efecto disuasorio. Las personas que podrían estar tentadas de cruzar la línea deben estar convencidas de que los riesgos simplemente no valen la pena. La mejor manera de lograr esto es mantener un alto nivel de visibilidad del programa de control. Se deben realizar controles aleatorios con regularidad. Además, los controles deben realizarse inmediatamente después de cualquier fiesta, para recordar constantemente a los jóvenes los riesgos que corren. Manteniendo la frecuencia de los controles a un nivel alto, podemos asegurarnos de que las personas se mantengan disuadidas de usar sustancias prohibidas.


Prueba de sumisión química en el cabello: GHB


La sumisión química es un delito grave que puede tener consecuencias devastadoras en la vida de la víctima. La administración de una o más sustancias psicoactivas sin el conocimiento de la víctima o bajo amenaza puede resultar en la pérdida de control de su propio cuerpo y mente. Esto puede llevar a problemas físicos y psicológicos a largo plazo para la víctima, incluyendo pérdida de memoria, ansiedad y depresión.


La sumisión química es a menudo utilizada como una herramienta de agresión sexual o un acto de pedofilia, ya que puede neutralizar a la víctima y hacerla más vulnerable a los ataques. También se utiliza frecuentemente en robos y otros delitos donde el autor desea someter a su víctima.


El análisis de cabello es uno de los medios efectivos para detectar la presencia en el cuerpo de productos químicos que podrían haber sido utilizados para facilitar una violación o un robo. Este tipo de prueba permite identificar específicamente la presencia de GHB u otros sedantes, y datar el momento de la administración a menos de 10 días. Esta información puede ser vital para ayudar a una investigación en curso. El GHB es una droga poderosa debido a su rápida eliminación del cuerpo, el GHB es difícil de detectar en el cuerpo de la víctima. Es por eso que es importante que las víctimas de GHB se hagan la prueba tan pronto como sea posible después del incidente. La prueba de GHB puede determinar hasta 10 días cerca de la fecha de la agresión.


Para que una muestra de cabello sea efectiva en esta búsqueda, sin embargo, es importante seguir ciertos protocolos. En primer lugar, la muestra debe ser tomada al menos seis semanas después de la exposición presunta a la sustancia en cuestión. Esto se debe a que la sustancia tarda en penetrar en el folículo piloso. Si la muestra se toma demasiado pronto, existe el riesgo de que no sea exacta. Además, es importante tomar una muestra de buena calidad de una zona de la cabeza que no ha sido expuesta a productos químicos u otros contaminantes. Siguiendo estas pautas, es posible obtener una muestra de cabello precisa y confiable para las pruebas.


Las familias de drogas


Los cannabinoides:

Los cannabinoides son los principios activos del cannabis. Constituyen un grupo de sustancias químicas que actúan sobre los receptores cannabinoides del cerebro. Existen más de 100 cannabinoides, que tienen diferentes efectos dependiendo del receptor al que se unen. Algunos cannabinoides son psicoactivos, es decir, provocan un estado de euforia, mientras que otros no lo son. Los cannabinoides interactúan con el sistema endocanabinoide del cuerpo, que está involucrado en varios procesos fisiológicos, incluyendo el dolor, el apetito, la memoria y el estado de ánimo. El cannabinoide más conocido es el delta-9-tetrahidrocannabinol (THC), que es el principal componente psicoactivo del cannabis. Sin embargo, otros cannabinoides también tienen efectos psicoactivos, como el cannabidiol (CBD) y el cannabinol (CBN). Los cannabinoides pueden ser consumidos de diversas formas, incluyendo fumar, vaporizar, comer o usar productos tópicos.

Los cocaínicos:

La mayoría de la gente conoce la cocaína, pero pocos saben que en realidad existen varios derivados diferentes de la cocaína. Entre ellos, la ecgonina, un alcaloide presente en la planta de coca, y la benzoilecgonina, que es el principal metabolito de la cocaína. La ecgonina también se utiliza para producir cocaína base libre procesada, o "crack". El crack es una forma de cocaína muy adictiva que se produce agregando bicarbonato de sodio o amoníaco a la droga. El crack generalmente se fuma, lo que permite que sea absorbido más rápidamente en la sangre. Esto aumenta el riesgo de adicción y puede causar graves problemas de salud. Los derivados de la cocaína también se utilizan en varias procedimientos médicos, incluyendo anestesia local y vasoconstricción. Sin embargo, el uso de estas drogas conlleva varios riesgos, incluyendo la sobredosis y la muerte.

Los opiáceos:

Los opiáceos son una categoría de drogas derivadas del opio, una sustancia extraída de la amapola. Los opiáceos más conocidos son la heroína, la codeína y la morfina. Estas drogas generalmente se usan para tratar el dolor y actúan uniéndose a los receptores opioides en el cerebro. Los opiáceos pueden crear dependencia y causar efectos secundarios como somnolencia, estreñimiento y náuseas. En dosis altas, también pueden ralentizar la respiración y el ritmo cardíaco, lo que puede resultar en la muerte. La dependencia a los opiáceos se ha convertido en un grave problema en los últimos años, y muchas personas que comienzan a tomar opiáceos para aliviar el dolor terminan siendo dependientes. Existen opciones de tratamiento que pueden ayudar a superar la dependencia y a vivir una vida saludable y libre de drogas.

Las anfetaminas:

Las anfetaminas son un tipo de droga sintética que estimula el sistema nervioso. Generalmente se usan como depresores del sistema nervioso central y a menudo se recetan para tratar trastornos como el TDAH y la narcolepsia. Sin embargo, las anfetaminas también son a menudo abusadas por sus efectos psicoactivos. Cuando se toman en dosis altas, pueden producir sentimientos de euforia y aumentar la vigilancia y los niveles de energía. Las anfetaminas también crean una fuerte dependencia y su consumo a largo plazo puede conducir a graves problemas de salud, como un ataque cardíaco o un accidente cerebrovascular. La metanfetamina, una de las anfetaminas más comunes, es particularmente peligrosa debido a su alta potencia y el riesgo de sobredosis. Por lo tanto, es importante conocer los riesgos asociados con el abuso de anfetaminas antes de tomar estas drogas.

La ketamina: La ketamina es un antidepresivo que mejora rápidamente el estado de ánimo y el pensamiento. Por eso su uso ha sido aprobado para el tratamiento de la depresión mayor que no ha respondido a otros tratamientos. Además de sus propiedades antidepresivas, la ketamina también tiene efectos analgésicos, antiinflamatorios y neuroprotectores. Los efectos secundarios comunes son mareos, dolores de cabeza, náuseas y vómitos. Cuando se utiliza en dosis altas o de manera abusiva, la ketamina puede provocar disociación, alucinaciones y trastornos de la función motora y cognitiva. El abuso a largo plazo de la ketamina puede causar daño en la vejiga, los riñones y el hígado.

El LSD:

El LSD es una poderosa sustancia psicoactiva que se ha utilizado durante siglos en rituales religiosos y espirituales. También conocido como ácido, el LSD actúa sobre los receptores de la serotonina en el cerebro, causando cambios en la percepción, el estado de ánimo y la conciencia. Los usuarios a menudo reportan sentimientos de euforia, intuiciones espirituales y alucinaciones. El LSD también puede causar ansiedad y paranoia. Los efectos del LSD son impredecibles y varían según la fisiología, la mentalidad y el entorno del usuario. Un mal viaje puede ser una experiencia muy aterradora. El LSD es ilegal en la mayoría de los países y su consumo conlleva el riesgo de encarcelamiento.






Commentaires


Les commentaires ont été désactivés.
bottom of page